Las 10 peores torturas que practicaban en la Edad Media | Zacateks.com

Las 10 peores torturas que practicaban en la Edad Media

La rueda

La Edad Media, es considerada una época oscura en la historia, porque hay una escasez o carencia de literatura y escritos históricos contemporáneos, disminución general de la población, y un limitado trabajo de construcción y  cultura material en general.

Hubo pestes que acabaron con la población, restricciones y exagerados castigos que muchas veces eran injustificados, y para lograr que se cumpliera la ley hacían uso de máquinas de tortura.

 

1. El aplastacabezas 

1E

El verdugo se encargaba de ir insertando el tornillo hasta que atravesara el cráneo y la mandíbula, tarde o temprano los ojos estallaban.

 

2. La cuna de Judas 

2E

Lo que hacían era colgar a alguien de una cuerda y dejarlo caer , a veces lo hacían hasta que llegaban a descabellarle por completo.

 

3. La araña o rompe pechos 

3E

Si las mujeres cometían adulterio o aborto, les arrancaban los pechos con estos garfios. La mayoría moría.

 

4. El Potro 

4E

 

Se amarraba el cuerpo de la persona y poco a poco iban jalando hasta que sus miembros se despegaran.

5. La rueda

5E

En esta rueda las posibilidades eran infinitas: bien podían atar a la persona y golpearlo con una barra de metal, o amarraban a la persona y le daban vuelta a la rueda y por abajo prendían fuego.

6. Rompe rodillas

8E

Con este artefacto, podían destrozar cualquier miembro del cuerpo, no sólo las rodillas. Aveces calentaban las puntas para asegurarse de que hubiera más dolor.

7. El caballo de madera

7E

Se amarraba a la víctima como si estuviera montada en un caballo y en los tobillos le colgaban unos costales muy pesados, por lo que tarde o temprano, la persona se partía en dos.

8. Garras de gato

6E

Colocaban este artefacto, del tamaño de 4 dedos, encima de la persona y servía para arrancar a pedazos la piel de cualquier parte del cuerpo.

9. El torero de falaris

9E

Este toro estaba hecho de bronce puro. Metían a la víctima y prendían fuego debajo del toro, provocando que ésta se quemara viva.

10. La pera de la angustia

10E

Este artefacto en forma de pera, se abría en cuatro partes y era introducida en la boca, el ano o la vagina. Al abrirse, terminaba desgarrando las cavidades mencionadas. Este método era aplicado, comúnmente, a homosexuales, herejes y brujas.