9 hábitos de la peda a los 20 y… 10 años después | Zacateks.com

9 hábitos de la peda a los 20 y… 10 años después

amigos-peda

 

Desde la cantidad de alcohol que consumimos y la calidad, hasta las horas que aguantamos… definitivamente la peda a los 20 no es igual que la peda a los 30.

 

  1. El dinero

Cuando tienes 20, llevas la mínima cantidad de dinero, compras los tragos más baratos (o promociones de 2×1) y esperas que tus cuates “te hagan paro”.

A los 30, estás dispuesto a pagar más por mejores tragos y no te duele el codo pagar cuentas de más de $500 pesos.

 

  1. Obsesión por la fiesta

Cuando tienes 20, te deprimes si no sales un día.

Cuando tienes 30, te puedes quedar dormido un viernes o sábado sin problema, total ¡qué más da!

 

  1. Los tragos

A los 20: cerveza, ron, vodka, tequila, mezcal… ¡Dénmelos todos!

A los 30: un whisky etiqueta azul en las rocas, por favor.

 

  1. Los lugares a los que vas

A los 20 precopeas en casa de un amigo, de ahí a un bar, luego al antro, después al after y acabas en los tacos. ¡Mientras más lugares y con mucha gente mejor!

A los 30 te vas a casa de tu amigo a tomar unas copas. ¡Qué flojera eso de las cadenas y ver gente!

 

  1. Los shots

A los 20: ¡Shot, shot, shot, shot, shot!

A los 30: No hay manera, el alcohol se debe tomar con respeto y despacito. Al fin que ni llevamos prisa.

 

  1. La cantidad de días de fiesta

A los 20 puedes enfiestar miércoles, jueves, viernes y sábado.

A los 30 sales un día… Si bien te va.

 

  1. La duración de la fiesta

A los 20 la fiesta dura hasta las 9 de la mañana del día siguiente y puedes llegar vivo a clase o al trabajo.

A los 30, dan las dos y ya es hora de encerrarse porque sino no hay quien te levante al día siguiente.

 

  1. La manera de tomar

A los 20 juegas con tus amigos a ver quién se pone más ebrio, desde #HappyKing o #BeerPong, el más borracho gana y lo sabes.

A los 30: ¿jugar para tomar? Ni que fuera universitario.

 

  1. La cruda

A los 20: ¿Cruda? ¿Qué es eso?

A los 30: días inmovilizado, sin ganas de comer, ver la luz, ni hablar con nadie… ¡Juro que no lo vuelvo a hacer!

Etiquetas:, , ,