Terror a la mexicana: Los Visitantes | Zacateks.com

Terror a la mexicana: Los Visitantes

Este 2014 ha sido sin duda alguna uno de los años más productivos para el cine mexicano, varias de sus películas han aumentado la asistencia de un público que se niega a rescatar y a ver por obligación películas producidas en México y esto ha obligado a que se realicen cintas que logren cumplir su cometido de ser buenas propuestas, pero sobre todo bien hechas, aun así el cine nacional no se salva de llevar a la pantalla filmes que a pesar de ser una opción más en términos de género, demuestra que aquí hace falta más escuela y comprensión del mismo, terminando con resultados que en ocasiones den más pena que nada, como el caso del estreno de este fin de semana.

Los Visitantes es una película protagonizada por Kate del Castillo y Raúl Méndez, que narra la historia de una familia feliz, exitosa, que ve mermado todo eso cuando se dan cuenta que están siendo acechados por un grupo de fantasmas que quieren poseer sus cuerpos y despojar sus almas, para así vivir eternamente en este mundo terrenal, brincando de familia en familia. La historia no suena nada mal pero las manos inexpertas de su director y también guionista no la llevan a buen puerto.

El principal problema de esta cinta es lo malo y predecible de su guion, porque para empezar el guionista no saben cómo empezar y desarrollar los conflictos, los personajes no tienen motivaciones claras y por lo tanto sus acciones transcurren sin justificación alguna, los diálogos son de lo más acartonados y eso hace sentir que uno está viendo una telenovela en lugar de una película y lo más imperdonable de todo, es que se toman referentes de otras cintas de terror y se utilizan sin ton ni son haciendo un pastiche de referencias inútiles e innecesarias para el desarrollo de la trama.

Otro de los aspectos lamentables es el de la dirección, ya que Acán Coen realiza aquí su primer cinta y toda esa inexperiencia es por demás notoria, en una puesta en escena deficiente, una dirección de actores prácticamente nula (uno diría la película se dirigió solita), la creación de ambientes y situaciones de tensión ausentes, desarrollo y comprensión de la historia poco menos que básico y todo ello suena en términos generales a una buena receta para un desastre…y lo es.

Por otro lado las interpretaciones dejan mucho que desear, Kate del Castillo no logra ser una protagonista sólida, en ocasiones se pone en automático y a veces como que quiere actuar, Raúl Méndez sólo se limita a poner cara de malo, subir el volumen de la voz y ya con eso se conforma, cuando ha demostrado que puede dar registros más profundos como en Amores Perros o ya de perdido KM 31, el niño André Collin fue una terrible elección de casting, el niño solo se limita a decir los diálogos sin ninguna intención y es de lo más inexpresivo emocionalmente, del resto de los actores sólo destacaré la labor de Angelina Peláez ya que su papel de sirvienta lo hemos visto muchas veces en la pantalla chica y lo hace con facilidad y naturalidad.

Los únicos elementos que considero rescatables o salvables de esta lamentable propuesta de terror a la mexicana serían el trabajo de sonido, el cual es preciso, busca el susto fácil, y destaca por encima de la imagen, lo cual en el lenguaje del cine es imperdonable; la labor de la edición, que por lo menos en la variedad de tomas y movimientos de cámara hace que se empalmen bien, aunque en el desarrollo visual por momentos se sienta demasiado lento; la fotografía se convierte en un elemento irregular ya que en términos de composición y encuadre cumple, pero falla en la construcción de atmosferas, algunas escenas funcionan y otras definitivamente no.

Los Visitantes es a final de cuentas un fallido intento por hacer cine de terror, que por desgracia se preocupa más por la forma que por el fondo y es ahí donde se debe de poner más énfasis, se agradece que se quiera hacer cine de género en México pero ciertamente las manos inexpertas del director no logran hacer absolutamente nada con lo que se plantea en este filme… de lo peor que he visto en lo que va del año.

Por Oswaldo Tagle Damasco