Sinsajo Parte 1: Un relajado comienzo revolucionario | Zacateks.com

Sinsajo Parte 1: Un relajado comienzo revolucionario

La saga de películas de Los Juegos del Hambre tuvo más que un afortunado comienzo y logró al elevar el listón aún más con su segunda parte En Llamas, de la cual Francis Lawrence tomó el mando y demostró que segundas partes pueden ser mejores y en ello (radica el principal problema que la tercera entrega y conclusión de esta serie de películas) implicaba al ser llevada a la pantalla grande, ya que, el hecho de dividir el último libro en dos filmes es algo que perjudicó más que beneficiar a la puesta en escena de ésta que debería ser la espectacular conclusión de la revolución de Panem.

Sinsajo Parte 1 comienza donde termina En Llamas, vemos la devastación y desaparición del distrito 12 y cómo esos elementos sirven para que Katniss Everdeen se convierta de manera definitiva en el símbolo y emblema de la revolución: Sinsajo. Y es entonces como esta primera parte solo sirve como parte introductoria, un esquema de contextualización que detonará la masacre y caza del presidente Snow en la segunda parte, que según se puede apreciar en su adaptación, se buscó respetar la gran mayoría de los hechos representados de manera literaria.

Francis Lawrence muestra una gran contundencia en cuanto a su puesta en escena, la manufactura sigue siendo de primera línea, mejorando los elementos visuales, en especial los efectos especiales que fue un punto flaco en la primera cinta, que en la segunda se mejoraron y en esta tercera parte siguen siendo efectivos para la historia, su aspecto más destacado es el de la dirección de actores, ya que logra exprimir a casi todos y cada uno de los elementos que conforman el reparto de la cinta, conoce a los personajes y como esta nueva circunstancia permite una evolución natural y ello se comprueba con mucha efectividad a lo largo del metraje.

Jennifer Lawrence se apropia de Katniss y logra una credibilidad absoluta como el símbolo moral de la revolución, con sus propias ambiciones y una ambigüedad emocional sobre el peso que implica ser el Sinsajo y la culpabilidad por abandonar a Peeta; Julianne Moore como la presidenta Coin es absolutamente increíble, ella logra destacar de manera natural con este personaje y nos hace cuestionarnos sobre sus verdaderos motivos; Donald Sutherland como el presidente Snow luce mucho más y tiene una mayor cantidad de presencia en pantalla ya que como sabemos se vuelve el conflicto principal de esta historia; finalmente Liam Hemsworth se queda un poco abajo con relación a sus compañeros ya que su personaje no logra ser lo suficientemente carismático como para generar empatía a pesar de que tiene más tiempo en pantalla que Peeta.

En cuanto la adaptación a la pantalla grande y la construcción del guion, se nota un respeto absoluto por el material de origen y ello se convierte tanto en su debilidad como en su principal atributo; su debilidad en el sentido de que la primera parte del libro como forma de contexto de la guerra que se lleva a cabo, funciona para saber las motivaciones de los personajes y los bandos que se enfrentan entre sí y por ello los niveles de acción son inferiores a los mostrados en las películas anteriores y como atributo porque se puede mostrar una evolución natural de los hechos planteados: la lucha del pueblo de Panem para derrocar al presidente Snow, la organización de la guerra en el distrito 13, la aceptación de Katniss como el Sinsajo y las consecuencias que de ello se derivan.

Finalmente se puede decir que Sinsajo Parte 1 es una cinta que es profunda en cuanto a su temática, la crítica de carácter social que contiene es de actualidad (sobre todo en México), la puesta en escena es efectiva y la película a pesar de sus pocas escenas de acción no logra aburrir sino que sirve como un contexto para mostrar la verdadera guerra y por ello mismo es que esta película en términos generales es la más floja de las tres, pero que deja con ganas de ver la resolución el año que entra.

Oswaldo Tagle Damasco