Unos Caballeros del Zodiaco para las nuevas generaciones | Zacateks.com

Unos Caballeros del Zodiaco para las nuevas generaciones

Era en la década de los noventas cuando el anime de Los Caballeros del Zodiaco irrumpieron en la televisión tomando por sorpresa a una generación que se enamoraría de la épica mitológica mostrada en la serie, Seiya y sus amigos formarían parte de la cultura popular de manera instantánea, consolidando a sus personajes, los cuales este día regresan a la pantalla grande, corregidos, aumentados y listos para atrapar a las nuevas generaciones.

Es normal y natural que los puristas de la serie original renieguen de la modernización que han tenido los personajes originales de la serie, la reelaboración estética de la que han sido objeto para la presentación en este nuevo filme, que de manera obvia se aleja de lo mostrado durante los noventas y solo los podamos identificar por sus nombres.

En definitiva esto es un arma de doble filo, ya que por un lado el odio mostrado por los que crecieron con la serie han quedado inconformes con la nueva reestructuración, y los niños se han mostrado entusiastas, que es el objetivo original de este nuevo filme.

En términos generales podemos destacar que Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda del Santuario es un replanteamiento alternativo del universo mostrado en la saga de las doce casas, ya que se cuenta de manera muy rápida como Saori Kido es rescatada por el Caballero de Sagitario, quien muere al defender a la reencarnación de Atena en la tierra, y es encontrada por Mitsumasa Kido quien la educa y la protege poniendo a sus disposición a cinco caballeros de bronce, los cuales la acompañan al santuario a reclamar el lugar que le corresponde y que se encuentra resguardado por el patriarca. La premisa es básicamente la misma que la de la serie, pero acomodada de tal manera que en hora y media se pueda resumir.

Dentro de los elementos más destacables que podemos apreciar, está el hecho del trabajo en 3D que es absolutamente espectacular, las texturas, los efectos, la arquitectura, todo se muestra grandilocuente en términos de producción y representación del nuevo santuario, que cabe destacar se encuentra en un plano diferente al mundo real, así que esta es una cinta mucho más grande a las presentadas con anterioridad pertenecientes al universo de Saint Seiya.

Dentro de los aspectos que quedan a deber, está la tibia personalidad de los personajes que sólo parecen ser una leve sombra de lo visto en la serie de televisión, el heroísmo queda limitado y en ocasiones forzado, y son pocas las batallas que vemos entre los caballeros dorados y los de bronce que, de manera conveniente, logran reconocer a la joven Saori como la representación de Atena en la tierra. Algunas escenas emblemáticas de la serie se realizan a manera de homenaje pero no se destacan entre el conjunto.

A final de cuentas puedo decir que esta película funciona como un homenaje a los personajes creados por Kurumada, a un replanteamiento de un universo que no necesitaba de una actualización, y a un producto que prometía mucho pero queda a deber en términos de representación, sobre todo cuando ya se ha mostrado el potencial dramático de algo como la saga de las doce casas, pero eso no quita que por momentos la película no se pueda disfrutar toda vez que los prejuicios se hacen a un lado y se tome como lo que es: una presentación a las nuevas generaciones de los personajes icónicos de la década de los noventas: Los cableros del Zodiaco.

Por Oswaldo Tagle Damasco