Ahí está el detalle con la biografía de Cantinflas | Zacateks.com

Ahí está el detalle con la biografía de Cantinflas

Es definitivo que no se puede hablar nunca de manera objetiva cuando se habla de la vida de alguien, y más, si esa persona ha representado a uno de los grandes íconos del cine nacional como lo es Mario Moreno Cantinflas.

El tratar de visualizar la vida y obra de este cómico no es tarea fácil pero no imposible sólo es cuestión de desglosar la vida personal y profesional, el éxito y el fracaso, la lucha y la consolidación, tal y como otras cintas de carácter biográfico lo han hecho con otras figuras de la música y el cine (como ejemplos puedo citar las espectaculares películas de Chaplin, La vida en Rosa que narra la vida de Edith Piaf y Ray sobre la vida del músico Ray Charles).

Tomando como referente lo antes mencionado, podemos destacar varias cosas a favor y en contra de la obra de Sebastián del Amo. Primero hay que destacar que esta cinta es más un homenaje a la lucha y consolidación del cómico mexicano que una película biográfica, y como tal en ese aspecto sí funciona, más no en lo otro, por lo tanto, el filme funciona como una interpretación de la manera en cómo Mario Moreno surge, crea el personaje de Cantinflas y de ahí poco a poco va construyendo su camino al estrellato, tomándose algunas libertades sobre la vida del personaje para beneficio de la narración.

El guion es una construcción desarticulada que se maneja dentro de dos vertientes temporales que al final se encuentran, pero que fallan al no tener una consistencia dramática fuerte y profunda y que sólo sirve como pretexto para conocer al personaje, y es en esas libertades que algunos biógrafos y conocedores de la vida del artista pondrán el grito en el cielo, y como tal, estos elementos hacen que la cinta por momentos se sienta floja y pierda todo interés en dicho desarrollo que para colmo termina de manera abrupta.

Uno de los elementos que destacar de la obra es la participación del español Óscar Jaenada quien logra apropiarse del personaje de Cantinflas más no de Mario Moreno, nunca existe una delimitación entre el personaje y el cómico lo cual se muestra sólo como un personaje unidimensional y carente de profundidad, mostrando sólo un rasgo de manera superficial pero que en términos de interpretación es más que correcto. Del resto del elenco mejor ni hablamos porque todos actúan poco menos que en automático con poco compromiso y respeto de sus personajes (Bárbara Mori ¿Really?).

En términos de producción, la puesta en escena es por momentos espectacular y por momentos muy televisiva, la recreación de los tiempos es de lo más acertado pero por desgracia el manejo de la cámara no se explota de manera estética para que la cinta en cuestión visual se convierta en un elemento destacable, lo cual es una pena porque es lo mejor de la película.

A final de cuentas, la película es un producto que se queda en la medianía, que no explota el dramatismo que representa la vida de Cantinflas y sólo busca de manera superficial homenajear al cómico, carece de un ritmo contundente que mantenga interesado al espectador de principio a fin y hay algunas recreaciones que más que impresionar provocan risa (en un mal sentido), en definitiva si ustedes piensan irla a ver al cine no mantengan la expectativa demasiado alta, porque podrán verse decepcionados, ahí está el detalle chatos.

Por Oswaldo Tagle Damasco.