Cine religioso para pasar la semana santa | Zacateks.com

Cine religioso para pasar la semana santa

La semana santa es un tiempo en el cual debemos meditar sobre lo que hemos hecho a lo largo del año, un momento de profunda reflexión pero que no por ello nos debemos de entregar a la aburrición, si ustedes son religiosos en extremo, aquí les presentamos la guía de películas que no se deben perder como buenos católicos o, en su defecto, buenos cinéfilos.

Ben Hur es la cinta que no debe de faltar. Es un clásico épico dirigido por William Wyler y que es protagonizada por Charlton Heston, quien interpreta a un esclavo que pasa las mil y un penurias para lograr su libertad y así poder rescatar a su familia del fatídico destino que les espera, lo interesante del relato es el planteamiento del hombre contra su destino (que incluye toparse con el mismísimo mesías), una superproducción llena de momentos emblemáticos, de mucha acción y también reflexión.

Charlton Heston vuelve a repetir papel como héroe bíblico pero en esta ocasión como el liberador del pueblo judío de manos de los egipcios, una superproducción dirigida por Cecil B. DeMille y que lleva por nombre Los Diez Mandamientos, aquí no sólo destaca la portentosa puesta en esa, el impresionante vestuario, los innovadores efectos visuales (para su época claro está), sino también la excesiva duración que nos muestra con lujo de detalle desde el nacimiento del profeta hasta su llegada a la tierra prometida, se recomienda tener más de un paquete de palomitas.

El director italiano Franco Zefirelli quien siempre ha presentado un gusto por los excesos dramáticos, no se queda atrás con su cinta Jesús de Nazareth, que con lujo de detalle nos cuenta la historia del mesías desde su nacimiento por obra del espíritu santo hasta la resurrección y elevación al cielo, lo cual cabe destacar no bastan con dos horas, aquí lo interesante es la puesta en escena que es más que correcta, diálogos un tanto acartonados (eso es culpa de la biblia), actuaciones inspiradoras, evocadoras y uno de los Jesucristos más queridos del cine.

La Misión es una película que se sale un poco del estándar pero vale la pena darle un visionado, dirigida por Roland Joffé, y quien tiene como protagonistas ni más ni menos que a Robert De Niro, Jeremy Irons y Liam Neeson, quienes interpretan a un grupo de jesuitas provenientes del viejo continente para evangelizar a los indígenas nativos de América. Este es un filme lleno de muchas imágenes muy poderosas, una música compuesta por Enio Morricone que se ha convertido ya en un clásico de la historia del cine y que vale mucho la pena recordar en estas fechas.

Y ya por último si usted es una persona con corazón de pollo, entonces puede ver la extremadamente cursi y manipuladora Marcelino, Pan y Vino, producción española (ni se le ocurra ver el remake) que cuenta la historia de un niño huérfano que vive en un monasterio con unos monjes a quienes el infante les hace la vida de cuadritos, y en una de sus travesuras se topa con el mismísimo cristo con quien entabla una amistad, motivo por el cual el señor decide llevárselo con él al ver lo triste de su existencia. Lo interesante de la película es la honestidad con la que se maneja el tema y la sencillez de la puesta en escena, que quieran o no le arrancarán una que otra lágrima.

Sin duda faltaron muchos clásicos como Quo Vadis, La Túnica Sagrada, La Pasión de Cristo (que ya se comentó en otra columna pasada), pero decidí mejor ponerlos los superclásicos que nunca deben de faltar en estas fechas.

Por Oswaldo Tagle Damasco