Cine religioso políticamente incorrecto | Zacateks.com

Cine religioso políticamente incorrecto

No cabe duda que el cine ha servido como un arma de carácter político e ideológico, tan es así que la biblia ha sido una gran fuente de inspiración para reproducir los valores del cristianismo, en sus múltiples historias y perspectivas sobre temas que hoy en día aún algunos se sienten actuales y otros que se tornan obsoletos en estos tiempos posmodernos.

Pero han existido una serie de propuestas cinematográficas que han logrado destacar por mostrar un punto de vista opuesto al que la iglesia ha considerado como correcto, al que se podría denominar  como políticamente incorrecto y uno de esos filmes es La Última Tentación de Cristo de Martin Scorsese, que muestra la clásica historia de Jesús pero con un giro en su historia y que responde a la siguiente pregunta, ¿qué pasaría si en lugar de ser el mesías redentor, elige ser un ser humano y llevar una vida normal?, en este filme se presenta un  hombre común y ordinario, lleno de muchas dudas de su fe, de su destino, que termina casándose con María Magdalena y teniendo una familia. Visión que no fue del gusto de la iglesia y que permitiera un boicot en contra de esta cinta, que hoy en día se ha convertido en un clásico de culto (no religioso).

Por otro lado, dentro del mismo rubro de la vida del mesías, está La Pasión de Cristo del actor convertido en director Mel Gibson, quien nos narra las últimas 12 horas previas a la crucifixión con lujo de detalle… literal. La polémica surge por el excesivo uso de la violencia, el discurso manejado que los diversos segmentos de judíos catalogaron como antisemita y una aprobación papal que aseguró que así fue el sufrimiento que padeció Jesucristo, entre que son peras o manzanas, la película no causó indiferencia entre el público provocando reacciones de todo tipo: gente que lloraba a raudales en el cine, desmayados, impactados, traumados y un gran aumento en la fe cristiana después del visionado de la película.

El Cuerpo película protagonizada por Antonio Banderas que nos cuenta la historia de un sacerdote científico que debe viajar hasta Jerusalén para inspeccionar un cadáver encontrado en un sepulcro cuya antigüedad data de dos mil años y se rumora que es Jesús de Nazaret, motivo por el cual ―de ser afirmativo― supondría el derrumbe del cristianismo como lo conocemos hoy en día. Los planteamientos temáticos suenan interesantes, por un lado se presenta la molestia por parte de los judíos y el posible reconocimiento de un Jesús histórico, los palestinos quieren hacerse del cuerpo para chantajear al Vaticano para que se reconozca esta región como capital del pueblo santo. En fin, la película plantea ideas interesantes además del clásico enfrentamiento entre religión y ciencia que a final de cuentas todo termina desmintiéndose y esta película sólo termina convirtiéndose en una anécdota nada más.

Kevin Smith es un creador con un particular punto de vista que en su filme Dogma hace gala de toda su mala leche para criticar, satirizar, burlase de manera descarada pero de manera lúdica de la iglesia y todos sus dogmas, una historia que habla sobre la llegada del apocalipsis en pleno fin de milenio (la película se estrenó en 1999), la eterna lucha del bien y del mal, donde ángeles, demonios, humanos, personajes bíblicos actualizados son partícipes de este evento. Lo interesante de la película es que para ser una comedia, se toma demasiado en serio su discurso y logra salir bien librada, esta es una de esas películas venidas a menos pero que vale la pena rescatar del videoclub de vez en cuando.

A qué viene todo este discurso del cine religioso, simplemente porque el día de hoy se estrena el filme Noé de Darren Aronofsky, donde una vez más se lleva a la pantalla grande la historia del diluvio, pero tomando en cuenta quien es el realizador, habrá que ir con la mente abierta porque la cinta es mucho más de lo que se promociona en los diversos medios de comunicación, es decir, esta cinta es más que medio de entretenimiento, si aún no han visto el cine de Aronofsky, definitivo es que vayan inmediatamente y vean sus películas para que puedan entender la nueva épica bíblica que ya está en las salas de cine.

Oswaldo Tagle Damasco