Literatura y Música | Zacateks.com

Literatura y Música

Muchos músicos suelen hacer la comparación de la música con una mujer, y en esta metáfora se vuelve a la música un arte seducible, una mujer amante y celosa, y hasta cierto punto adictiva, esta “blanca mujer” muchas veces no suele ser tan fiel como podríamos desearlo, ya que tiene aventuras, juega, divaga y provoca, suele tener encuentros pasionales y arrebatados con otras manos, otros ojos y oídos. Sus aventuras van más allá de un simple encuentro, se mezcla, se dobla, y cambia. Hoy hablaré de la relación que la música ha llevado con otro arte, un arte igual de celoso y pasional: la literatura.

          La música y la literatura siempre han tenido coqueteos y febriles encuentros, la relación entre ambas artes es innegable, las letras de las canciones, poemas, novelas o cuentos que han inspirado a grandes artistas y bandas para componer temas, nombrar discos, e incluso las propias bandas.

        La literatura y la música caminan paralelas, se vuelven convergentes y divergentes a la vez, se atraen, se repelen, pero nunca podrían permanecer alejadas una de otra, ejemplos de esta relación entre ambas las encontramos desde su génesis y evolución, música sacra inspirada en la Biblia, cantos budistas, música prehispánica, etcétera.

        A veces, esa simbiosis entre ambas rompe las fronteras (si es que existen) entre ambas, y es ahí, cuando la música inspira a los escritores a dedicar páginas, capítulos enteros a la música, a esos acordes que los hacen crear, imaginar mundos, escribir.

        Quizá, uno de los ejemplos más claros y representativos de la literatura latinoamericana sea la serie de capítulos de Rayuela en donde los miembros  de “El club de la serpiente” se enfrascan en un ambiente jazzístico, lleno de claroscuros, saxos, pianos, y ritmos, en donde los protagonistas viajan entre notas, luces, poesía, celos y ginebra.

          Las grafías buscan mediante la musicalidad encontrar esos espacios que hagan imaginar a los lectores mundos diversos, luces, sombras, ritmos, silencios. Esa necesidad de retratar los sentimientos humanos a través de las artes resultan una relación mágica al momento de expresarse a través de ambas, poesía y música se unen para crear obras de arte, expresiones tan tangibles y viscerales que empapan al lector de sensaciones y sentimientos.

          La literatura en la música es innegable, basta con recordar las nominaciones de Dylan para el premio Nobel de literatura, la poesía de Machado en las canciones de Serrat, la lírica de cantautores como Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, la fuerza en las letras del rock, la rebeldía en el punk y la canción de protesta.

          Sin duda, la música nos motiva y nos acompaña, camina con nosotros a donde vayamos, nos hace compañía en nuestros momentos más tristes, y también en los más alegres; la literatura nos hace viajar por mundos diferentes, castillos en el aire que nos llevan de la mano a caminos que aun no hemos explorado, la relación entre ambas crean sentimientos y sensaciones, mundos, arte.

Busco las notas,
que me lleven a tus manos,
Entre tonos y cuerdas,
Entre silencios y comas,
Busco sinfonías entre tus pupilas dilatadas,
Entre tu respiración agitada,
Y el sonido de tu beso.

 

L.C.yT.C. Pablo Esparza Flores
Facebook: facebok.com/angeldelsilencio
Twitter: @pablilloesparza