Beatlemanía, invasiones y desaforadas religiones | Zacateks.com

Beatlemanía, invasiones y desaforadas religiones

Sin duda, la música ha causado furores y oleadas extraordinarias entre los seguidores de tal o cual banda, fanáticas enloquecidas haciéndose las desmayadas para que las brinquen del otro lado de las mallas y poder abrazar y besar a sus cantantes favoritos, seguidores que quieren provocar encarnizadas discusiones al mencionar algún disco de su banda de culto, desmayos, golpes, accidentes y demás revoltosos quehaceres son los que vuelven a la música el más bello de los espectáculos y desde luego, la más bella de las artes. Las pasiones que las bandas o los artistas mueven van más allá del amor, se convierten en una religión. Desde luego no podríamos entender estos exacerbados sentimientos sin la oleada de desmayos que dejaron cuatro fulanitos de Liverpool que invadieron el continente americano exactamente hace 50 años.

          Los Beatles, tras iniciar su carrera y posicionarse en el mercado británico se propusieron llevar la Beatlemanía más allá y con casi un año de retraso del lanzamiento en América de su álbum debut “Please, Please Me”, se perfilaron hacia los Estados Unidos a conquistar un nuevo mercado. Estados unidos era un país que no había tratado muy bien a los británicos, criticaban su cabello, sus trajes, las letras de sus canciones, pero América no estaba preparada para lo que estaba por venir, poco a poco el mercado americano había aceptado de manera regular los primeros sencillos de la banda británica, pero fue hasta 1964 cuando se produjo la explosión de los Beatles motivada por la intensa demanda del sencillo “I want to hold your hand” y sobre todo con la llegada de la banda en febrero del mismo año (acompañados desde luego de una campaña publicitaria enorme).

          Los Beatles llegaron a los Estados Unidos provocando sensaciones dispares entre los americanos, por una parte teníamos a los jóvenes exaltados por la armónica, popera y bien estructurada música que los hacía bailar y gritar como si no hubiera mañana, y por otro lado teníamos a los conservadores padres sesenteros que veían en los bailes rockanroleros y en el estilito de peinado y vestimenta de los Beatles un ataque radical en contra de la moral y los valores estadounidenses, pero muy a pesar de los ataques hacia la banda británica éstos fueron capaces de llenar estadios de gritos y pasos de baile. La juventud norteamericana ahora literalmente alababa a quienes habían estado atacando, el furor por los Beatles, se esparcía como un virus entre los jóvenes escolares y las jovencitas brincaban bardas, se enfrentaban a policías con tal de conseguir un “besito” de los ingleses, todo era belleza.

          Quizás, la muestra más clara de esa efusividad que tenían los fans por los Beatles se pueda apreciar en el concierto que éstos dieron en el Shea Stadium, en agosto de 1965 (que por aquellos ayeres era la casa de los Mets), este concierto fue el primero que una banda daba en un estadio al aire libre, lo que lo convierte en un concierto icónico para la historia de la  música, todos bailaban, incluso los policías quienes de manera despreocupada movían sus caderas y tapeaban el piso con las puntas de sus brillantes zapatos y botas, las mujeres se tomaban de las manos y se gritaban una a la otra mientras sus rodillas se doblaban debido a la seductora vocecita de Lennon. Los jóvenes se miraban los unos a los otros y se pavoneaban con sus mejores pasos de baile, una noche de leyenda para todo el rock que sin duda se ha ido repitiendo en cada estadio, en cada escenario donde alguna banda de rock demuestre lo que sabe hacer con sus acordes.

          Sin duda alguna, la explosión de los Beatles no se hubiera dado en ningún sentido sin aquel “febrero de 1964”, sin la extravagante maquinaria mercadológica que los Beatles provocaron en el nuevo continente, esto ayudó también a que las disqueras pusieran mucho cuidado en la importancia que se le da a la proyección escénica de las bandas, de la trascendencia de los conciertos y de los enraizados sentimientos que un fan puede tener hacia su banda, ya que un seguidor se identifica con las letras de las canciones, vibra con cada nota que emana de los instrumentos y cree fielmente que “su banda” es la mejor del mundo. Hoy, se celebran 50 años de que los Beatles pisaran por primera vez suelo americano, un día que sin duda forjo un legado firme en la historia de la música.

 

 

L.C.yT.C. Pablo Esparza Flores

Facebook: facebook.com/angeldelsilencio

Twitter: @pablilloesparza