Balada de un Hombre Común (Inside Llewyn Davis) | Zacateks.com

Balada de un Hombre Común (Inside Llewyn Davis)

No hay nada más poético que un hombre sentado en un banco, tocando su guitarra, un haz de luz lo ilumina únicamente a él, un melodía folk suena, su voz está llena de melancolía, la música termina y sólo se escuchan unos cuantos aplausos, y es todo el murmullo que se escucha en un bar neoyorkino a finales de la década de los setentas.

¿Qué hacer cuando todo el mundo conspira? ¿Cómo seguir un camino que se ha elegido como el correcto pero a medida que se avanza no se puede vislumbrar más hacia adelante? Son algunas de las incógnitas que nuestro distinguido personaje Llewyn Davis se pregunta a lo largo de su increíble odisea, que comienza en aquel oscuro bar y que lo lleva de sofá en sofá hasta una vez más terminar donde todo comenzó.

Estos sentimientos de paranoia, frustración, soledad, no son nada ajenas al mundo contemporáneo, donde el ser humano prefiere la comodidad que tratar de luchar y seguir por un camino que lo pudiera llevar a  la gloria o hundirlo en la más terrible miseria, y esa es la elección de este personaje, es un hombre talentoso, que ve como sus similares algunos lo han logrado, y otros se encuentran en el mismo camino que él, ocultos debajo de una mesa dentro de una caja, aquél pasado que fue y nunca será.

Los hermanos Cohen arman un relato lleno de personajes poco ortodoxos (como sólo ellos saben hacerlo), que a pesar de ser algunos transitorios, muestran esa característica o valor que se refleja de manera inmediata en Davis, y que lo llevan a reflexionar: cómo apoyarse en aquellos que se suponen deberían quererlo cuando solo muestran su rechazo, cómo competir en un mundo tan difícil como lo es la música cuando los solistas son poco valorados y lo que realmente vale la pena son los grupos, cómo dejar atrás aquello por lo único que es reconocido y poder seguir delante sin esa carga del pasado.

Una aspecto interesante son todas aquellas influencias literarias, sobre todo las que provienen de la antigua Grecia, en específico la Odisea y ese viaje que el héroe debe enfrentar para encontrarse consigo mismo, y que los Cohen ya habían explotado en la cinta Dónde estás Hermano, aunque en un registro totalmente diferente al de la obra que se comenta en estos renglones, porque Balada de un Hombre Común, se convierte en un viaje tanto externo como interno, donde Davis lucha constantemente por no ahogarse en ese mar de problemas que poco a poco amenazan con llevarlo al olvido.

Sin duda alguna ésta es una película ampliamente recomendable, independientemente de si son fans o no de los hermanos Cohen, que en cuanto a estilo, manejo y recursos narrativos, han logrado realizar una obra exquisita, profunda, interesante, llena de muchos matices sobre la lucha del hombre moderno, y de cómo la individualidad va mermando con nuestro ser.

Al final sólo queda esperar en la penumbra, observando desde la multitud, a un hombre sombre un banco que canta canciones contestatarias, con un particular tono de voz y su particular estilo de música folk.

Oswaldo Tagle Damasco.