La actividad física como un estilo de vida | Zacateks.com

La actividad física como un estilo de vida

Enero pareciera el mes en que observamos en nuestro entorno un poderoso bloque social preocupado por el bienestar físico, rompiendo cualquier tipo de paradigma o restricción, pero lamentablemente año con año el inicio de este ciclo es también una rutina que rompe al pasar los meses.

Es sorprendente darse cuenta cómo los gimnasios, pistas atléticas o cualquier sitio de esparcimiento físico están a reventar durante los meses iniciales, pero que lamentablemente su afluencia se ve bruscamente reducida a mediados y finales de año.

Todos sabemos la importancia de realizar cualquier tipo de actividad física, sólo por mencionar algunos: evita enfermedades de carácter cardiovascular que son uno de los principales causantes de muerte a nivel mundial, previene el retraso de problemas de hipertensión, disminuye el riesgo de padecer diabetes, mejora el control de peso y masa corporal, mejora la fuerza y resistencia muscular, ayuda a conciliar el sueño, libera el estrés, brinda una sensación de felicidad y satisfacción, combate los síntomas de ansiedad, es un antidepresivo efectivo, entre muchos otros beneficios.

El problema surge cuando se considera all deporte como una actividad extra a nuestra rutina diaria, y es ahí donde se encuentra el principal error, ya que el practicar cualquier deporte recreativo o competitivo, debería ser parte del día a día; una necesidad básica como comer, dormir o beber agua.

Según el Dr. Kenneth H. Cooper, médico reconocido por su aportación al campo aeróbico y creador del hasta ahora utilizado Test de Cooper*, el ejercicio físico es “el método para poner más años en su vida y más vida en sus años”.

Sin embargo las limitantes sociales o personales parecen tener más peso ante la salud misma: la pereza, el miedo a sentirse demasiado “grande” para empezar a hacer ejercicio, los problemas de sobrepeso, el qué dirán, “no me gusta la ropa deportiva”, son pretextos que inconscientemente nos detienen a iniciar y mantenerse en una rutina física.

Quizá el segundo punto, mantenerse, es el más complicado puesto que muchas personas son capaces de iniciar, pero no de brincar el escalón entre un propósito de año nuevo que dura poco tiempo y un estilo de vida para siempre.

Enero es entonces un buen mes para iniciar y cumplir tus metas, pero recuerda lo más importante es mantenerte y adoptar este cambio como estilo de vida. Si ya decidiste comenzar a realizar alguna actividad física, vas por buen camino y enseguida te comparto algunas recomendaciones que te ayudarán:

1. Es importante que te realices un chequeo médico para analizar tu estado físico actual. En ocasiones descartamos posibles anomalías que podrían verse reflejadas en nuestro desempeño y causar serios problemas de salud.

2. La elección de la actividad física correcta es importante. Busca aquella que te motive, que te haga sentir bien y quizá hasta pueda ser un momento para compartir con tu pareja, amigos o familia.

3. Es importante establecer tu principal objetivo. ¿Qué es lo buscas al comenzar una actividad física? ¿Aumentar tu fuerza? ¿Tonificar músculos? ¿Bajar de peso? ¿Aumentar tu capacidad aeróbica? ¿Prepararte para una carrera? ¿Convivencia? Son algunos de los cuestionamientos que te podrían ayudar a elegir la actividad correcta.

4. Una dieta balanceada es primordial para el desarrollo de cualquier deporte. Es normal que un cambio en tu rutina diaria se vea reflejado en el funcionamiento de tu metabolismo, por lo que es importante que visites a algún especialista en nutrición para que te asesore en tu nueva práctica alimenticia.

5. No olvides hidratarte. El consumo de líquidos es primordial antes, durante y después de ejercitarte.

6. El avance debe ser progresivo. Visualiza un punto de partida y conquista poco a poco sobre tus objetivos, analiza tu estado actual y no te desesperes si en el gimnasio comienzas con una mancuerna ligera o si tu entrenador te indicó trotar solamente 20 minutos, recuerda que debemos preparar nuestro cuerpo para en el futuro poder aumentar las cargas de entrenamiento y evitar lesiones. Previo a tu entrenamiento, debes realizar una rutina de calentamiento y lubricación articular, así como estiramientos al finalizar.

7. Acude con un asesor o preparador físico. Es importante que de acuerdo a tu alcance se adapte una rutina de entrenamiento físico, cuéntale tus objetivos y metas, así como posibles restricciones, seguramente él tendrá varias alternativas para apoyarte.

8. Si el bolsillo está limitado… Puedes acudir a centros de esparcimiento al aire libre que son gratuitos, comenzar con un trote de 30 minutos, salir a caminar, incorporarte a algún grupo de activación física pública, buscar alguna ruta ciclista recreativa en tu ciudad, utilizar la infraestructura de los parques -que regularmente está abandonada-, o lugares como canchas o gimnasios. Hay un sin fin de actividades que no cuestan absolutamente nada y son una buena alternativa para iniciar.

9. Recuerda que descansar es importante. Durante las etapas de descanso y/o recuperación es cuando nuestros músculos inician el crecimiento, un descanso efectivo es equivalente a un buen rendimiento al momento realizar alguna actividad.

10.Visualiza día a día tu objetivo y meta. No basta simplemente con pensarlo, hay que actuar. Te recomiendo que escribas tu objetivo y lo coloques en algún lugar donde puedas leerlo todos los días al levantarte.

La decisión de iniciar es la principal barrera, si ya la rompiste, ¿qué esperas para comenzar? Hoy es un buen día para cumplir objetivos, alcanzar metas y darte la oportunidad de comenzar un nuevo estilo de vida.

 

Tu amigo

Irving Isaac Zavala Romo

Oficial Técnico de la Federación Mexicana de Triatlón, Atleta y Asesor de Natación

Twitter: @Irving_Xino

 

__________________

*Test de Cooper. Sistema para evaluar el estado físico de un atleta en función a su edad, sexo y distancia recorrida en un tiempo de 12 minutos.