Avalan 17 congresos estatales la reforma energética | Zacateks.com

Avalan 17 congresos estatales la reforma energética

La reforma energética necesitó sólo 83 horas para que se leyera, discutiera y aprobara en 17  congresos estatales.

El jueves 12 de diciembre, poco después de las 13 horas, con 353 votos a favor y 134 en contra el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo particular y en lo general la minuta de la reforma constitucional en materia energética para ser turnada a 31 Congresos locales, de los cuales 17 ya dieron su aval.

Hoy, 16 de diciembre, el pleno del Congreso de San Luis Potosí aprobó la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, así como el régimen transitorio de 21 artículos.

A San Luis Potosí se sumaron ayer Puebla, Tamaulipas y Yucatán; el viernes 13 de diciembre, la aprobaron los congresos de Chiapas, Querétaro, Veracruz, Estado de México, Hidalgo, Durango, y Baja California Sur; el sábado 14, Campeche, Sonora, Coahuila, Jalisco, Nayarit y Quintana Roo.

De esta forma, la Reforma Energética logró el aval de 17 congresos estatales para obtener su declaratoria de constitucionalidad por la Comisión Permanente del Congreso de la Unión el próximo miércoles 18 de diciembre y luego será remitida al Ejecutivo federal para su promulgación.

A partir de la promulgación, los legisladores tienen cuatro meses para aprobar las leyes secundarias por mayoría simple.

¿Qué contiene el dictamen?

La minuta modifica los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución y con ello se permitirán los contratos con particulares en la exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo del país.

El proyecto de dictamen de la reforma energética abre la puerta para que el Gobierno mexicano pueda suscribir contratos con la inversión privada (IP) para la exploración y extracción de petróleo, y que las contraprestaciones para los particulares vayan desde dinero, utilidad compartida hasta la entrega de los hidrocarburos.

El documento descarta la entrega de concesiones a particulares, y se limita a diferentes modalidades de contratos o licencias para la explotación y exploración de los recursos energéticos.

A pesar de la apertura a la explotación del sector energético, el proyecto plantea que “los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la Nación y así deberá afirmarse en las asignaciones o contratos”.

El artículo Transitorio Segundo plantea que los derechos de los trabajadores del sector energético estarán a salvo y en ningún momento se menciona al Sindicato de PEMEX.