Femen se manifiesta contra EPN y Mancera; envían carta | Zacateks.com

Femen se manifiesta contra EPN y Mancera; envían carta

La organización no gubernamental Femen se manifestó este dos de octubre en París contra el PRI, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera.

La organización se plantó frente a la embajada de México en París para conmemorar los 45 años de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968.

Las inconformes se pintaron la bandera de México en el pecho y leyendas como “PRI dictador”. También acusaron a Mancera de encabezar represiones policíacas y detenciones arbitrarias.

A través de su cuenta en Facebook, Femen México criticó que a consecuencia del gobierno de Peña Nieto “el país vive oprimido y atemorizado a expresarse libremente, amenazado, sin posibilidad de oposición política y sin una verdadera existencia de separación de poderes”.

“Los jóvenes somos perseguidos: el gobierno nos teme, y por ello, nos castiga y encarcela. Así se hizo con aquellos que salieron a protestar el 1º de diciembre de 2012, el 10 de junio y el 1º de septiembre de 2013”, expresa la organización.

Sobre Mancera, Femen México escribe que “el Distrito Federal, ya no es un lugar seguro. Ahora se vive un estado policial ampliamente controlado y orquestado por un gobernador fascista: Miguel Ángel Mancera”.

Femen México envía carta a EPN y Mancera

Hoy dos de octubre FEMEN escribe una carta abierta al presidente de México Enrique Peña Nieto, por ser el responsable directo del régimen dictatorial que se vive en México. Escondido tras una falsa careta de democracia, el país vive oprimido y atemorizado a expresarse libremente, amenazado, sin posibilidad de oposición política y sin una verdadera existencia de separación de poderes.

 

Hoy, los mexicanos recordamos este mismo día en el que en 1968 el Partido Revolucionario Institucional [PRI] asesinó, reprimió y criminalizó a estudiantes que protestaban contra el autoritarismo de la época. Recordamos los ríos de sangre que seguían su cauce por la Plaza de Tlatelolco, donde los militares ordenados por el gobierno asesinaron a los estudiantes disidentes, mientras el presidente prohibía a la prensa hablar del homicidio. Ataque tras ataque, el tiempo nos hace ver que nos encontramos en la misma situación de hace 45 años, silenciados y bajo un dictado del terror por parte de oligarcas corruptos, respaldados por los medios y la pasividad global.

 

Se dice que el país ha avanzado desde 1968, pero día con día somos testigos del regreso de la “dictadura perfecta”. Una vez más, el totalitarismo se camufla de democracia con leyes que aparentan libertad, cuando en realidad solo existen la injusticia y la represión.

 

Los jóvenes somos perseguidos: el gobierno nos teme, y por ello, nos castiga y encarcela. Así se hizo con aquellos que salieron a protestar el 1º de diciembre de 2012, el 10 de junio y el 1º de septiembre de 2013. Nuestra libertad y espíritu de lucha hace tambalear su seguridad y sus privilegios, su corona se escurre a medida que gritamos en la calle por nuestros derechos. La dictadura no tiene límites, asesina también a periodistas y activistas pro derechos humanos. Investigar y publicar contenidos disidentes es causa de castigo seguro. Estamos hartos de ser castigados y castigadas; el pueblo, joven y viejo quiere lanzar su grito de guerra y de esperanza, que nos una en la batalla contra esta tiranía insoportable.

 

No puede existir la democracia con un partido oligarca, violento y censurador, que controla y filtra cada una de las informaciones que son del pueblo y van al pueblo; que absorbe a la oposición política y que controla la televisión y la prensa mediante concesiones engañosas y medios sutiles, pero igualmente perversos. Somos dueños y dueñas del destino de nuestro país, ¡exigimos que los medios reflejen las condiciones en las que vivimos y la realidad contra la que hoy nos rebelamos!

 

Porque recordamos aquellos valientes que el 2 de octubre de 1968 alzaron la voz contra este mismo partido, hoy 45 años después, FEMEN toma partido en la batalla contra los déspotas dictadores encubiertos que gobiernan México. ¡¡Declaramos la guerra al cáncer omnisciente del PRI!! Emprendemos esta lucha y nos sumamos abanderando nuestro conflicto abierto con todas las dictaduras del mundo.

 

La libertad ha muerto. El Distrito Federal, ya no es un lugar seguro. Ahora se vive un estado policial ampliamente controlado y orquestado por un gobernador fascista: Miguel Ángel Mancera, quien amordaza la protesta castigando a todo aquel que “atente contra la ciudad”. Las redadas ilegales, arrestos repentinos en plena calle, las torturas, detenciones arbitrarias y violaciones al debido proceso, son la reacción del alcalde del partido de “izquierda” que intenta aplastar a los manifestantes como hormigas. Los periodistas son presa de gran parte de estos ataques. Sus materiales son confiscados y son perseguidos día tras día, terminando en prisión por cometer el delito de “ataque a la paz pública”. Nosotros queremos la paz, el gobierno la guerra. ¡¡BASTA de hipocresía, basta de autoritarismo y sangre!!

 

En vez de construir oposición, los demás partidos adulan al dictador vestido de presidente. Después de 12 años el país ahora está hecho pedazos, con niveles de violencia jamás vistos, con más pobreza y desigualdad y con niveles de censura en la prensa sin antecedentes. Un país hincado y sometido a los poderes fácticos e institucionales.

 

Hoy dos de octubre, a pesar de la voluntad presidencial de silenciar el violento horror que cubre México, ¡FEMEN le declara la guerra! Ya basta de vivir teniendo miedo a pensar, a ser críticos o a enfrentarnos al sistema. Es un derecho que pertenece a toda la humanidad, y si ahora nos es negado, es seguro que lucharemos por recuperarlo. No tenemos miedo. No seremos silenciados, nuestra libertad está en nuestros corazones y alimenta la ira contra la dictadura que hoy nos gobierna.

Nos levantamos y alzamos el grito al mundo: ¡¡El dos de octubre no se olvida: se denuncia!!

VIVA MÉXICO, VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. ¡QUE LE DEN A LA DICTADURA!