Monstruo Nazi | Zacateks.com

Monstruo Nazi


Adolf Hitler Saluting, 1934

El misterioso mensaje 

Recuerdo aquel día en el cual estaba acompañando a mi padre en una de sus tantas pescas, todo era normal, estábamos alejados de la orilla del mar, cuando de pronto miramos  una lata flotando; no nos pareció nada raro, pero aun así decidimos tomarla, dentro de la lata se encontraba un mensaje, de pronto sentí que era fantasía o que era mi imaginación, tal vez provocado por los constantes rayos del sol, pero mi padre y yo vimos lo mismo, era un mensaje que hablaba de la “invasión nazi”, este estaba escrito por el mismísimo Hitler, procedimos a leerlo y el extraño mensaje contenía lo siguiente:

Lo que haré estaba fuera de mis planes, nunca pensé que llegaría a este extremo, pero he comprendido que el amor y el desamor, unidos a un instinto lleno de orgullo, odio, temor, puede llegar a desatar la más furiosa y sangrienta de las guerras; todo comenzó aquel día….

Yo vengo de una familia muy conservadora, en la cual los ideales eran tan concretos que era casi imposible romperlos, pero a pesar de esto yo siempre fui una persona con un gran humor y mucho positivismo, pero para qué seguir relatando mi desarrollo como persona, mejor comenzaré desde el momento en que surgió todo.

Debido a que en mi edad madura tenía un alto poder político, de tal manera que tenía que estar viajando continuamente, en uno de esos viajes conocí a una hermosa judía, de la cual me enamoré al instante,  yo pronto le hice saber de mis intenciones, ella aceptó y pronto comenzamos una relación, todo marchaba tan bien, hasta que me di cuenta que su única intención era el gozar de la lujosa vida que yo le podía dar, me sentí tan lleno de rabia al saber que todo había sido un juego, sentí ganas de destrozarla con mis propias manos, pero era tanto el amor que sentía por ella, por lo que la deje ir, pero ese odio seguía en mi corazón; caí en una fuerte depresión, traté de olvidarlo, pero me convertí en una persona orgullosa, soberbia, rencorosa y todos los defectos que puedan agregar, todo esto me llevó a iniciar la terrible y despiadada “segunda guerra mundial”, esto fue fácil ya que como lo había mencionado, yo contaba con un gran poder político. Dentro de mis malvados planes fue agregado el asesinar a los odiosos judíos, ya que todos deberían de ser igual que aquella insensible mujer. Aunque una pequeña parte de conciencia  que aún quedaba en mi interior, me decía lo mal que estaba haciendo, pero al final era totalmente vencida por mis más obscuros instintos.

Lo ocurrido después, ustedes ya lo saben, por lo que no es necesario relatarlo, ahora me arrepiento de todo el daño que he  hecho, pero es demasiado tarde, ahora estoy al borde del caos y la demencia, es mejor que me marche de este mundo. Por lo menos contribuiré con acabar con el más terrible de los monstruos nazi.