Reforma energética de EPN deja de lado las energías renovables | Zacateks.com

Reforma energética de EPN deja de lado las energías renovables

energias-renovables

La iniciativa de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto está enfocada en el petróleo y no plantea cómo se aumentará la producción y uso de energías renovables para reducir el impacto en el cambio climático, señalan integrantes de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) y Greenpeace México.

El doctor Pablo Álvarez Watkins, integrante de la Unión y quien imparte clases en el Posgrado de Energía de la UNAM, explicó que si bien la justificación de la reforma constitucional presentada por Peña Nieto se habla sobre energías renovables, por el momento se desconoce cómo se implementarán.

“Hay una intención por aumentar la generación de electricidad a través de sistemas eólicos y una tendencia a incrementar el uso de gas natural en el País, pero es imposible saber los objetivos y cómo se hará porque sólo conocemos la reforma constitucional y faltan los cambios a las Leyes secundarias”, dijo el académico.

En el texto de reforma presentado el pasado 12 de agosto por Peña Nieto, sólo se muestran los cambios a los párrafos de los artículos 27 y 28 de la Constitución, donde se abre la participación de la iniciativa privada al sector petrolero y eléctrico.

La “Estrategia Nacional de Energía 2013-2027”, emitida por el Gobierno federal,  plantea incrementar la generación de electricidad a través de energías renovables –eólica, termoeléctricas, solar, etcétera- hasta un 35 por ciento del total para el año 2024.

Pero esa meta, a decir de Álvarez Watkins, se ve lejana debido a que la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética se ha quedando en papel y no hay financiamiento para grandes proyectos.

Otra meta es reducir el uso de combustibles fósiles en la generación de electricidad. El calendario planteado es un máximo de 65 por ciento de uso para 2024, para después bajarlo a 60 por ciento en 2035 y a 50 por ciento en 2050.

“Para cumplir con los objetivos de esa Ley se necesita invertir en proyectos, o se quedará sólo en buenas intenciones. La meta es muy ambiciosa. Ya existen proyectos en marcha, como los de generación de electricidad vía eólica que particulares venden a la Comisión Federal de Electricidad, pero que son insuficientes para llegar al objetivo”, planteó el investigador.

Para Beatriz Olivera,  Coordinadora de Cambio Climático y Energía de Greenpeace, la iniciativa de Peña Nieto no puede calificarse de “verde” pues sigue enfocándose en el petróleo y hasta ahora se desconoce cómo se transitará hacia energías menos contaminantes.

“Vemos bien que se abra al sector eléctrico, pero se sigue sustentando todo en el petróleo y, peor, en la explotación en aguas profundas con todo el riesgo ambiental que eso implica. No hay una visión de país para ir hacia energías más limpias”, explicó.

Por esta razón, el próximo lunes Greenpeace, Fundar, el Grupo de Estudios Ambientales y la Red de Acción por el Agua, entre otras 15 organizaciones civiles, presentarán la “Alianza Mexicana contra el Fracking” por los riesgos ambientales que implica.

Fuente: ver enlace