FAO propone comer insectos para combatir hambre | Zacateks.com

FAO propone comer insectos para combatir hambre

28490

La Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO) propuso en un documento que comer insectos podría ser la solución al hambre en el mundo, la obesidad de los países desarrollados y frenar en parte el deterioro al medio ambiente, sin embargo, en los países occidentales, este alimento es rechazado.
La Organización de la Naciones Unidas (ONU) advierte que para el año 2050 habrá nueve mil millones de habitantes, lo que supone un reto en alimentación, ya que será necesario duplicar la producción actual de alimentos; aumentar la superficie cultivable no sería una opción sostenible.
De la misma forma, mencionan que la situación podría empeorar, porque los océanos se encuentran súper explotados, aunado a los cambios climáticos y la escasez de agua.

Ante tal situación y ante los casi mil millones de personas sufren hambre, la FAO considera necesario revalorizar algunos alimentos, entre estos los insectos, que son altamente nutritivos y saludables, con un alto contenido en proteínas, vitaminas, fibras y minerales.
Este alimento ya es parte de la dieta de millones de personas en África, Asia y América, donde se comen más de mil 500 especies. Entre los más consumidos están los escarabajos (31 por ciento), orugas (18 por ciento), abejas y hormigas (14 por ciento); saltamontes, langostas y grillos (13 por ciento), libélulas (tres por ciento) y moscas (dos por ciento).
Sin embargo, a pesar del valor altamente nutritivo y saludable que poseen los insectos, este alimento es causa de repugnancia para las masas en Occidente; los expertos apuntan que su consumo ayudaría a combatir la obesidad. La FAO señala que para lograr su consumo y aceptación bastaría solamente mejorar la comunicación y el marketing, ya que comer insectos es una cuestión de cultura.
Al llamado de la FAO responden varios científicos, como David George Gordon de Seattle, quien afirma:
“Nuestra cultura occidental es una de las pocas que los rechaza. Quizás somos nosotros los que nos equivocamos”.

Vía: http://www.sexenio.com.mx/