“Puñal” o “maricón”, expresiones que llevan a juicio por daño moral | Zacateks.com

“Puñal” o “maricón”, expresiones que llevan a juicio por daño moral

img_66420130102

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que las expresiones ofensivas e impertinentes, como “puñal” o “maricón”, no se encuentran protegidas por la Constitución, por lo que cualquier persona, incluidos los periodistas, pueden ser llevados a juicio por daño moral.

Los ministros dejaron claro que las manifestaciones homófobas son una categoría de discursos del odio, los cuales se identifican por provocar o fomentar el rechazo hacia un grupo social.

“La problemática social de tales discursos radica en que, mediante las expresiones de menosprecio e insulto que contienen, los mismos generan sentimientos sociales de hostilidad contra personas o grupos”, indicaron.

Esta es la primera vez que la Corte analizó el problema entre la libertad de expresión y las manifestaciones discriminatorias, particularmente las homófobas, tema que fue llevado a la mesa por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

El asunto derivó porque en 2010 el dueño del diario Síntesis, Armando Prida Huerta, presentó una demanda por daño moral contra Enrique Núñez Quiroz, del periódico Intolerancia, ambos del estado de Puebla.

Núñez Quiroz se expresó de Prida Huerta, en su columna, como “puñal”, y aseveró que solo los “maricones” escriben en su empresa.

Prida Huerta ganó el juicio en primera y segunda instancia y se ordenó a Enrique Núñez indemnizar al dueño del diario Síntesis, motivo por el cual el ofensor promovió un amparo directo en un tribunal colegiado, hasta que el caso llegó a la Corte.

Los ministros puntualizaron que las expresiones homófobas, esto es, el discurso consistente en inferir que la homosexualidad no es una opción sexual válida, sino una condición de inferioridad, implican manifestaciones discriminatorias.

Esto, a pesar de que se emitan en un sentido burlesco, ya que mediante las mismas se incita, promueve y justifica la intolerancia hacia las personas que tienen preferencias sexuales distintas.

La Primera Sala consideró que las expresiones empleadas en este caso, “maricones” y “puñal”, fueron ofensivas, pues si bien se trata de expresiones fuertemente arraigadas en el lenguaje de la sociedad mexicana, lo cierto es que las prácticas que realizan la mayoría de los integrantes de la sociedad no pueden convalidar violaciones a derechos fundamentales.

Los ministros comentaron que las expresiones del periodista fueron impertinentes, pues su empleo no era necesario para la finalidad de la disputa que se estaba llevando a cabo, relativa a la crítica mutua con su par.

Sin embargo, dejaron claro que ciertas expresiones que, en abstracto, pudiesen conformar un discurso homófobo, “válidamente pueden ser empleadas en estudios de índole científica o en obras de naturaleza artística, sin que por tal motivo impliquen la actualización de discursos del odio”.

Fuente: http://www.milenio.com/