Cempasúchil, la flor de los muertos que genera empleos a los vivos | Zacateks.com

Cempasúchil, la flor de los muertos que genera empleos a los vivos

Sólo florece después de la temporada de lluvia. Por eso, la flor de cempasúchil llega a tiempo para formar parte de la celebración del Día de Muertos. Durante la última quincena de octubre y la primera semana de noviembre, los mercados, tianguis y florerías la comienzan a vender.

De un color amarillo casi anaranjado, la flor de cempasúchil está compuesta por varias pequeñas que le dan su particular forma redonda y esponjada, de ahí su nombre náhuatl: “cempoal-xochitl”, que significa “flor de 20 flores”, ya que tiene tantos pétalos que es complicado creer que se trate de una sola.

Esta flor, además de acompañar las tumbas y altares, tiene diversos usos, como la creación de medicamentos e insecticidas. Durante 2011, hubo una producción de 9,385 toneladas de esta flor, 434,940 manojos y un millón 50,000 plantas, en una superficie cosechada de 1,091 hectáreas distribuidas en 10 entidades del país, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

En octubre y noviembre, esta tradición también se convierte en un negocio que genera empleos y ganancias a los productores y vendedores.

De la semilla a la tumba

En la festividad de Día de Muertos, que se conmemora el 1 y 2 de noviembre, esta flor, conocida en Estados Unidos como Mary Gold, representa la luz que guía a los muertos por el camino para traerlos del inframundo y que así puedan disfrutar de las ofrendas que les brindan sus seres queridos cada año.

Durante 3 días, el cempasúchil ocupa las primeras filas en los puestos del mercado, donde se venden en macetas o en ramos. A pesar de que la planta crece de manera silvestre en diversos estados, se le dedica cerca de 3 meses para que cuando llegue el momento se pueda disfrutar de ella.

El clima es uno de los factores más importantes para su desarrollo, ya que de él depende en gran medida el crecimiento de la flor. “En época de lluvia se debe proteger al cempasúchil porque perjudica a la hoja”, dice Noé Velasco, agricultor del mercado ‘Madreselva’, ubicado en Xochimilco.

Las heladas son uno de los principales peligros para la siembra de esta flor. Tan sólo este año, en el estado de Hidalgo se perdieron 5 hectáreas de esta planta. La solución que han encontrado los productores es hacer túneles de invernadero, con plástico para proteger las flores, ya que si no lo hacen, en una sola noche se queman todas y se termina su producción.

Pero este no es el único riesgo de las plantas: las plagas también están a la acecho de las flores. Los hongos o esporas que se llaman ‘Botrytis cinerea’ atacan directamente las hojas. Durante el mal tiempo, puede desarrollarse el hongo que invade los brotes tiernos y yemas de la flor, recubriéndolos de su moho gris. Por está razón, desde sus primeros botones se comienza a fumigar.

Otros de los depredadores más comunes para la flor de cempasúchil son el chapulín y la hormiga, que se comen la hoja por su sabor dulce.

Para que estas flores sean un negocio prospero se debe de cuidar la siembra, la cual podemos resumir en:

• El proceso del cempasúchil, desde la germinación hasta que florece, dura 3 meses.

• Entre un mes y un mes y medio, la floración comienza con los primeros botones.

• De 3 días a un mes, la germinación, que llega una altura de 2 centímetros.

• Después, viene un segundo trasplante, en donde se colocan en macetas de mayor tamaño.

• Desde que se siembra en la maceta, son 3 meses de cuidado en donde cada mes llega a crecer de 10 a 15 cm.

Negocio naranja

“Cada año se siembran 1 millón de plantas en un espacio de 3 hectáreas en el DF”, platica Noé Velasco, productor del mercado ‘Madreselva’. Pero la retribución que les deja no llega a ser tan satisfactoria. Después de una inversión de 5 pesos y 3 meses de manutención por cada flor, su costo promedio es de 8 pesos por meseta.

“De un total de 5 pesos que invertimos, le sacamos 3 pesos de ganancia”, dice Noé.

El cultivo de esta planta genera en toda la república alrededor de 1,500 y 2,000 empleos.

La demanda de flores de cempasúchil comienza desde principios de octubre, pero las ventas se incrementan a partir del 25 hasta el 2 de noviembre, fechas en que los mercados aprovechan para generar más ganancias, ya que una maceta se puede conseguir desde los 8 hasta 30 pesos.

Para este 2012, a pesar de las heladas y la crisis económica, tan sólo en el Distrito Federal, la SIAP estima que al menos 700 floricultores percibirán ingresos superiores a los 7 millones de pesos por la venta de 750,000 plantas de cempasúchil durante la festividad de muertos.

Así la tradición de la flor de los muertos, que adornará tumbas y altares, se convierte también en un negocio.

Fuente: El Financiero