520 aniversario del encuentro de dos mundos | Zacateks.com

520 aniversario del encuentro de dos mundos

Este día es conocido entre la gente como “Día de la Raza”. La razón está en que la mayoría de los pueblos hispanoamericanos decidieron nombrarlo así para conmemorar lo que en los libros de Historia se conoce como “Descubrimiento de América”. Años después, casi quinientos del suceso, por causa de las protestas surgidas por lo que algunos consideran palabras ofensivas, se ha transformado en frases especiales como “Encuentro de dos mundos”, en versión oficial, o como diría el recordado maestro Edmundo O Gorman: “encontronazo de dos mundos”.

Por ello, todo mundo expresa su conocimiento de saber que el 12 de octubre llegó Cristóbal Colón a América. Un número menor de personas recuerda el año: 1492. Y todavía se reduce más la cifra respecto a la cantidad de personas que pueden decir con precisión qué hizo don Cristóbal por las regiones que eran desconocidas para los europeos; como prueba de lo anterior, tuve la oportunidad de leer un comentario que decía que Colón había llegado a tierras mexicanas, lo cual es una mentira.

Bien, con motivo de que en este día se conmemora un aniversario más de esa acción de Cristóbal Colón, la cual es duramente criticada por muchos grupos opositores al llamado colonialismo, entre los cuales destacan los indigenistas, auténticos etnológicamente hablando y otros solamente de nombre y apariencia, por todo lo que se derivó de este suceso histórico, como explotación, racismo, pobreza que ya está en la miseria, imposición de una cultura sobre otra hasta casi desaparecerla, etc., recorramos en estas líneas seis de los principales acontecimientos de la vida y obra de Cristóbal Colón, entre la leyenda y la realidad, quien sin lugar a dudas contribuyó a realizar uno de los hechos más relevantes de la historia de la humanidad.

Nacimiento

La primera polémica que surge sobre don Cristóbal es la que se refiere a su lugar de nacimiento. Casi todas las biografías que se le han hecho mencionan que era un marino genovés. Sin embargo, surgen otras versiones que lo consideran catalán, gallego, portugués o hasta judío. Recordemos que para esa época, lo que hoy conocemos como España no existía como tal y su espacio geográfico estaba conformado por diversos reinos como Cataluña, Galicia, León, Navarra, etc. y de entre los cuales se destacaban Castilla y Aragón, que a su vez integraban a sus posesiones otros más pequeños. La biografía que hizo su hijo Fernando no ayuda a aclarar este misterio, ya que nunca menciona el lugar de nacimiento de su progenitor. De igual forma sucede con la fecha de su nacimiento.

La Tierra es redonda

Se cree que Colón fue de los primeros hombres es difundir la idea de la redondez del planeta, ya que el concepto de la gente común coincidía en que era plana. Si bien en su época la gran mayoría de las personas no tenían, ni les interesaba, saber la forma que tenía el mundo, sobre todo por la gran influencia de la religión católica que impedía el conocimiento y libre pensamiento, ya que todo tenía que ser de acuerdo a lo que señalaban los dirigentes religiosos, y no arriesgarse a la Santa Inquisición, que los podía acusar y condenar por herejía, mucho antes que Cristóbal otras culturas conocían y difundían la esfericidad del mundo, por ejemplo los griegos, quienes desde el siglo VI a.C. -a nivel de especulación filosófica- la expresaron para luego convertirla en algo físico -por el siglo III a.C.- con las aportaciones de la astronomía helenística. Entre los personajes a quienes se les atribuyen discusiones y tratados sobre este tema están Pitágoras, Parménides, Empédocles, Platón, Aristóteles y Eratóstenes, entre otros.

Los viajes de Cristóbal Colón

Es común pensar que don Cristóbal solamente realizó un viaje, en realidad fueron cuatro. Describiremos brevemente cada uno de ellos:

Primero: sale del Puerto de Palos (de la Frontera, en Huelva, España) el 3 de agosto de 1492. Hace una parada en las islas Canarias (9 de agosto al 6 de septiembre). Cruza el océano Atlántico y llega a lo que hoy llamamos islas Bahamas el 12 de octubre. Recorre Cuba y Santo Domingo, a la que denominó La Española. De aquí sale el 4 de enero de 1493, arriba a Lisboa, Portugal, el 4 de marzo y finalmente regresa Palos el 15 de marzo.

Segundo: parte de Cádiz, España, el 25 de septiembre de 1493. Llega a la isla Guadalupe el 4 de noviembre. Explora Puerto Rico y Jamaica. Vuelve a Cádiz el 11 de junio de 1496.

Tercero: zarpa de Sanlúcar de Barrameda el 30 de mayo de 1498. Hace escalas en Porto Santo, Madeira y Cabo Verde, de aquí sale el 4 de julio. Llega el 31 de julio a la isla Trinidad. Explora el golfo de Paria, que separa la isla de Venezuela, la costa de ésta y llega hasta la desembocadura del río Orinoco, pero nunca toca tierra continental. El 19 de agosto regresa a La Española; dos años después, en agosto de 1500, llega Francisco de Bobadilla con poderes de los reyes, por los problemas que don Cristóbal tuvo con los colonos, lo encarcela y regresa a España el 25 de noviembre.

Cuarto: emigra de Cádiz el 11 de mayo de 1502 y arriba a Santo Domingo el 29 de junio. Explora las costas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá; tampoco estableció un contacto permanente con el continente, solamente estuvo en las islas. Permanece en La Española y sale el 11 de septiembre para regresar a España y tocar tierra el 7 de noviembre en Sanlúcar de Barrameda.

Naves del primer viaje

Es típico recordar que en para su primera salida lo hizo en tres carabelas: La Pinta, La Niña y La Santa María. Nada más que las únicas que eran realmente carabelas eran las dos primeras, ya que la Santa María era una carraca o nao, como se le decía en el lenguaje de la época.

Las carabelas tienen como características principales que son naves ligeras con tres mástiles que usan velas altas, largas y estrechas, que les permitían afrontar exitosamente los viajes por el océano. Fueron creadas por los portugueses en la Escuela de Navegación de Sagres y retomadas por los españoles.

La Santa María era la nave más grande de las tres, ya que tenía una longitud de 29.60 m., mientras que La Pinta contaba con 22.75 m. y La Niña solamente 21.40 m. Asimismo, la tripulación que llevaban eran de 39, 25 y 20 hombres, respectivamente. Además, la primera era la única que llevaba armamento.

Fallecimiento

Cristóbal Colón murió en Valladolid, España, el 20 de mayo de 1506. Generalmente se mantiene la posición de que murió pobre, olvidado y calumniado, sin haber recibido el reconocimiento y riquezas ni de los reyes ni del país a quien sirvió durante los últimos años de su vida. Otros investigadores señalan que no fue así, ya que -basándose en su testamento-, el cual redactó un día antes de morir con el escribano Pedro de Inoxedo, declara ser “Almirante, Virrey y gobernador general de las islas y tierra firme de las Indias descubiertas y por descubrir que dijo que era…”. Considero que falta precisar lo que realmente dejó como herencia Colón, ya que cedió todas sus posesiones al hijo primogénito, Diego, como era costumbre, así como a otras personas tales como su hermano Bartolomé y su otro hijo, Fernando, y maneja cifras como ciento cincuenta maravadíes para el primero y cien mil para Diego, y precisa más adelante que “si la renta de este dicho mayorazgo creciere mucho”, así como que liquide su hijo las deudas que hubiera dejado. La historia aún no se termina de escribir.

¿América o Colombia?

¿Realmente estuvo consciente Cristóbal Colón de que había descubierto un nuevo continente?. No lo considero así. Antes, durante y después de sus cuatro viajes, él siempre creyó que había llegado a las Indias, simplemente releamos los cargos que menciona en su testamento. Gracias a él, a los nativos de este continente se les sigue llamando hasta el presente “indios” y en muchas ocasiones con una fuerte carga discriminativa.

Parece ser que la Historia, con el transcurso del tiempo, se encarga de colocar a todos los seres humanos en el lugar que les corresponde y en el caso de Colón no fue la excepción. Nunca pensó haber llegado a nuevas tierras. El continente que se le atravesó en su camino rumbo a “Cipango y Catay“, nombres que les daban los europeos a China y Japón, y que por extensión se les decían Indias, hoy lo llamamos América y no Colombia, como debería ser en justa recompensa al viajero que si bien no fue el primero en llegar, porque se han encontrado restos arqueológicos de embarcaciones fenicias, romanas y vikingas, entre otras, si tuvo la virtud de ser el primero en establecer un contacto permanente entre los habitantes de ambos lugares.

Y sí se le otorgó a otro personaje, Américo Vespucio, el mérito de llamar a las nuevas tierras con su apelativo, ya que en 1504 publicó en su obra “Mundus novus“: “Llegamos a una tierra nueva que encontramos ser tierra firme… llegué a la parte de las Antípodas, que por mi navegación es la cuarta parte del mundo…Supimos que aquella tierra no era isla, sino continente, porque se extiende en larguísimas playas que la circundan y está llena de innumerables habitantes…Yo he descubierto el continente habitado por más multitud de pueblos y animales que nuestra Europa, o Asia, o la misma África…” .

Aunque no se llame Colombia sino América, la obra de Colón no se pierde ni desprecia. Señalamos que otras culturas pudieron haber llegado, aunque en lo personal considero que más bien se perdieron por causa de las fuertes corrientes marítimas que los arrastraron a las actuales tierras americanas, como con los fenicios o romanos, o si bien establecieron colonias, como los pueblos nórdicos, no establecieron los canales de intercambio cultural que se dieron con los viajes de Cristóbal Colón y en este día en particular se conmemora un aniversario más del inicio del encuentro de dos mundos: el europeo con el americano.

Fuente: Jorge Valle Ruíz, Dr. en Historia OEM