Fumar reduce la absorción de nutrientes alimenticios | Zacateks.com

Fumar reduce la absorción de nutrientes alimenticios

La investigadora del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Ruth De Celis Carrillo, señaló que  el tabaquismo inhibe los sentidos del gusto y el olfato con lo que la gente tiende a comer con menor regularidad y cantidad, cayendo en desnutrición.

Admitió que fumar adelgaza, pero solamente se trata de una pérdida de peso poco saludable que lleva a la persona a la desnutrición y todos los efectos adversos.

La nicotina provoca el incremento de algunas hormonas como la adrenalina y los estrógenos, traduciéndose en la primera de ellas, en sensación de mayor ánimo, mientras que en las segundas y concretamente en las mujeres, aumenta el apetito sexual.

Se ha comprobado que la nicotina tiene un efecto termogénico, los fumadores tienen entre un 5% y 10% de elevación de su temperatura corporal lo que les permite quemar entre 200 y 500 calorías tan sólo por el acto de fumar.

Otro punto que resaltó la investigadora fue el relativo a la disminución en los sentidos tanto del gusto como del olfato que desarrollan los fumadores haciendo que coman con menos regularidad y en cantidades pequeñas, lo que contribuye también a que pierdan peso.

Estos efectos pudieran parecer positivos para quien busca perder peso, sin embargo, reiteró, si bien se logra este objetivo aún sin que el fumador se lo proponga, la realidad es que es una delgadez nada saludable porque hay desnutrición y riesgo elevado de trastornos metabólicos por hipoglicemia.

La mayoría de quienes deciden dejar de fumar experimentan ganancia de peso por un lado porque su proceso digestivo se regulariza y por el otro, porque la inmensa mayoría cambia una adicción por otra. “Y es que, esa sensación de ansiedad característica del proceso de abandonar el tabaquismo, es llenada por comida fácil, altamente engordadora, como el caso de harinas contenidas en galletas y frituras”, advirtió.

De hecho, se ha comprobado que la combinación de grasa, almidón y sal, cuyo ejemplo típico son las papas fritas, “es altamente adictiva llegando a formar receptores en el cerebro comparables a los que se desarrollan en personas que consumen cocaína, por eso digo que se cambia una adicción por otra”, precisó.

Existen alternativas para que quien decide dejar de fumar lo haga sin el riesgo de subir de peso: caminar, correr, o hacer cualquier ejercicio físico para llenar la ansiedad que sobreviene tras abandonar esta adicción, es una opción muy saludable que además permite mantenerse delgado, y si a ésta se suma la ingesta de frutas y verduras en lugar de frituras o galletas, la probabilidad de engordar se reduce aún más.

Enfatizó que “el daño que causa el tabaco no se percibe sino hasta cuando se hacen pruebas como rayos X o da cáncer, pero si comes la evidencia es más clara, hay incremento de peso y los efectos de éste son mucho más reconocibles a simple vista”.

Fuente: Notimex