Hay 35 toneladas de explosivos almacenadas sin control en Sombrerete | Zacateks.com

Hay 35 toneladas de explosivos almacenadas sin control en Sombrerete

La minería es una actividad que desde época de nuestros abuelos, tatarabuelos y más atrás, ha puesto a México en un lugar importante en la explotación de metales y en general de recursos minerales exportando a todos los rincones del mundo.

Sin “ir tan lejos” Zacatecas es el principal productor de plata, siendo una fuente importante de ingresos al estado, sin embargo, en años recientes parece que del subsuelo salen muchas cosas más que materiales… han salido a la luz muchas “verdades incomodas” que se ocultaban, como las condiciones y riesgos que viven las personas que se dedican a estas labores, al estar en contacto con materiales de alto riesgo.

Más de una ocasión hemos visto en las noticias, como en varios puntos del planeta y del país, mineros quedan atrapados, concluyendo en muchos casos con muertes y luto de las familias.

Una noticia que “truena como la pólvora” ha sido dada a conocer el día de hoy, y es que de acuerdo con el Sindicato Nacional de Mineros, en la Mina de San Martín en Sombrerete, Zacatecas, hay cerca de 35 toneladas de explosivos almacenadas sin control, capaces de destruir poblaciones enteras…

Aquí los detalles difundidos por Milenio:

El Sindicato Nacional de Mineros denunció que la mina de San Martín Sombrerete, en Zacatecas, en huelga legal desde hace más de 5 años, se encuentra saturada de 35 toneladas de explosivos (artificios, mexamon y otros) que por su potencial pudieran destruir ciudades y poblaciones enteras del estado de Zacatecas, y esto se hace cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación está próxima a resolver el estado de la huelga en ese centro de trabajo.

La denuncia fue formulada por los dirigentes del sindicato minero a Sergio Beltrán Reyes, secretario del Interior; Juan Linares Montúfar, del Consejo de Vigilancia y Justicia; J. Jesús Jiménez, de Conflictos y de Vivienda, y José Ángel Hernández Puente, Tesorero, y se comunicaron a los secretarios de Gobernación, Alejandro Poiré Romero; del Trabajo y Previsión Social, Rosalinda Vélez Juárez; y de Economía, Bruno Ferrari García de Alba; así como a la procuradora General de la República, Marisela Morales Ibáñez, y el gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes.

De acuerdo a dicha organización liderada por Napoleón Gómez Urrutia “la mina de San Martín Sombrerete, Zacatecas, fue invadida el 31 de agosto pasado por más de 300 porros, golpeadores, drogadictos y paramilitares pagados, precisamente cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación está próxima a resolver el estado de la huelga en ese centro de trabajo”

Para Gómez Urrutia dicha agresión “viola no solamente el estado de derecho y la absoluta legalidad de esta huelga, desafiando así al gobierno al tomar la ley por su propia mano ante la indiferencia total de los gobiernos federal y estatal de Zacatecas, sino que además que pone en un gravísimo peligro el derecho de huelga para todos los trabajadores de México”.

Por otra parte, mineros en huelga en ese centro de trabajo, informaron que la Secretaría de la Defensa no había intervenido hasta el martes 11 de septiembre para resguardar, cómo es su obligación legal, el polvorín que se almacena allí, que cuando la mina está en operación sirve para el trabajo de explotación y búsqueda de las vetas de mineral.
“Los compañeros en huelga, ante las actitudes provocadoras de los agresores, se mantienen a distancia para evitar enfrentamientos por ello se dio parte a las autoridades judiciales y al Presidente de la República”.

“Hay una irresponsabilidad de Industrial Minera México, del Grupo México por poner en peligro a la población de San Martín y la mina del mismo lugar de Sombrerete, Zacatecas. En la reunión realizada con ellos el 10 de septiembre en la Secretaría de Gobernación se denunciaron los desmanes de los más de 300 invasores de la mina, que actúan ebrios y drogados, sin que haya respuesta”, dijo.

En la Segunda Sala de la SCJN se encuentra el expediente de amparo en revisión 689/2011. Añaden que a lo largo de la huelga, iniciada por la Sección 201 del Sindicato Minero el 30 de julio de 2007, “la empresa se ha negado a resolverla, sea allanándose al pliego petitorio del Sindicato, pues sólo se trata de cumplir el Contrato Colectivo de Trabajo, sea conciliando una solución entre las partes”.

“Con la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje se acordó que un grupo permanente de 80 personas, 43 del Sindicato y 37 de confianza, cuidarían las instalaciones pero en el tiempo transcurrido de la huelga la empresa ha venido finiquitando al personal sin sustituirlo, dejando sólo 10 trabajadores del Sindicato y 8 de confianza, exponiendo la mina a un deterioro irracional, al grado de poner a un velador a hacer labores de electricista, que ocasionó la muerte de Domingo Ricalday Devora, electrocutado el 28 de abril de 2010”.

La situación hoy se vuelve más peligrosa por el almacenamiento sin control de las 35 toneladas de pólvora en el interior de la mina subterránea. “El potencial explosivo del polvorín de la mina es de tal magnitud, que su impacto al explotar sería suficiente para destruir hasta tres veces la ciudad de Zacatecas. “A ese grado llega la irresponsabilidad de esa empresa”, agregó el Sindicato Minero.

Por todas estas razones, el Sindicato Nacional de Mineros demanda a los funcionarios mencionados, incluido el gobernador de Zacatecas, “a restablecer el Estado de Derecho y el orden, a respetar el orden constitucional y universal de huelga, a respetar la vida e integridad física de los mineros y sus familias en San Martín y de Sombrerete”.

El Sindicato Nacional de Mineros, al denunciar esta situación ante las autoridades referidas, hace responsables de cualquier desastre, pérdidas de vidas o hechos de sangre a Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, a la empresa Grupo México y también al gobierno federal y al gobierno de Zacatecas.