Café Tacvba en Zacatecas | Zacateks.com

Café Tacvba en Zacatecas

Después de 3 cambios de ubicación para el concierto de los tacvbos, de la plaza de toros al lienzo charro, de ahí a la mega velaría, y finalmente el día del concierto acabando en el domo de la feria, el domingo 8 de abril se llevó a cabo un concierto memorable teniendo cómo marco el 26 festival cultural Zacatecas en su edición 2012.

El espacio parecía pequeño para una banda de la trayectoria de Café Tacvba, y así lo fue, sin embargo esto no impidió que todos los asistentes brincaran, cantaran, bailaran, armaran un poco de slam, y se emocionaran durante la presentación de los tacvbos, una de las agrupaciones más consolidadas por su gran trayectoria de más de dos décadas en el rock mexicano.

Tras casi 4 años de ausencia de tierras zacatecanas, la banda oriunda de ciudad satélite, Naucalpan, inició su concierto con una de las canciones más coreadas durante la espera de los fans para tener acceso al recinto, “el baile y el salón” y al ritmo de “pararupapa eu eo” comenzó a efervecer el ánimo de los zacatecanos para una noche enorme.

Entre los temas qué arrancaron la noche estuvo también “mediodía” y “eres”, además de interpretar sorpresivamente una parte de la canción “nada” de Zoé.

Las declaraciones por parte de Rubén Albarran, dirigiéndose a todos los presentes, cobraron un espacio importante durante el concierto, hablando de la defensa a Wirikuta, dónde los tacvbos piden qué se frene la explotación minera, el amor a la madre tierra, algunas opiniones sobre la sociedad actual, entre otras.

Rock alternativo en su máxima expresión es lo qué se vivió a lo largo del concierto, fusionando diversos estilos musicales en prácticamente cada canción, prueba de ello quedó en temas cómo “el final de la infancia”, “no controles”, “La ingrata”, “las persianas”, “la chica banda”, e incluso hasta cerrar la velada con “el puñal y el corazón” invitando a toda la gente a bailar.

Los asistentes se brindaron a los tacvbos de principio a fin, por momentos cantando casi en su totalidad los temas, situación ante la qué Rubén Albarrán prefería guardar silencio y dejar qué la gente hiciera su show personal para deleite de la banda.

Grandes ovaciones se hicieron presentes, sin razón aparente a momentos, sólo ante la emotividad de estar ante una banda qué transmite, qué arriesga en música y letras, y qué además de todo profesa una ideología progresista, humana, cultural, ecológica y social.

Los zacatecanos y foráneos presentes, vivieron sin lugar a duda una de las noches más completas y emotivas en esta edición del festival cultural y a la espera de qué esta gran banda no tarde tanto tiempo en volver a esta ciudad de tierra colorada.