LETRAS DE CANTERA Y PLATA VI | Zacateks.com

LETRAS DE CANTERA Y PLATA VI

 

Buen día para todos!! Que gusto nos da poder escribirles de nuevo!

Después de casi mes y medio sin publicar en este su espacio, (por locual pedimos una gran disculpa) estamos de regreso! La verdad es que han sido semanas llenas de muchos acontecimientos y un semestre bastante pesado, quizá no solo para nosotras!

Lo mas importante en este post es que ya es DICIEMBRE  y con un poco de suerte y esfuerzo la mayoria de nosotros ya estamos de vacaciones, o al menos pisandole los talones a los dias libres de invierno! Y que invierno nos espera a los Zacatecanos no? Altas probabilidades de nieve en nuestras calles, asi que si en estos momentos estas en casa preparate un buen cafe o un delicioso chocolate caliente y disponte a leer esta primera parte de

“Una historia Diferente”

Me gusta sentarme en los jardines de la ciudad, contemplar a las personas, inventar historias con sus rostros, hacer que sus vidas sean más emocionantes, o menos estresantes con mis letras. La mirada expresa muchas cosas, siempre empiezo por robarme la mirada de las personas, es a partir de ella que mis historias nacen.

 Siempre pensé, que me enamoraría de una mirada sumamente expresiva, capaz de brindarme la capacidad de inventar con ella cualquier tipo de historia, que seria, como un mosaico de colores. Por supuesto, también pensé que la encontraría caminando por uno de los jardines donde suelo sentarme a observar, idealizaba verla con la mirada pérdida en alguna flor, o en el cielo tal vez, pero,  al señor destino, no le agrada que demos por sentado como sucederán las cosas en nuestras vidas, decidirlo es su trabajo después de todo. Asi que, sin muchas opciones, convertí mi pasatiempo de reinventar vidas con mis historias, en una búsqueda, y esa búsqueda, con el tiempo, en una espera.

Mis escritos, no eran de Romeos muriendo por Julietas, el romanticismo lo guardaba para mi propia vida. Conforme pasaron los años, me di cuenta de que tenía ya demasiadas hojas, y en ellas demasiadas historias, todas demasiado valiosas como para deshacerme de ellas, pero sin algo concreto que me indicara donde encontrar a las personas que me inspiraron para crearlas, una mirada dice muchas cosas, pero por desgracia no una dirección o un número telefónico. Decidir qué hacer con un puño de cuentos, parece cosa fácil. Pero, para el autor es de las cosas más difíciles del mundo, después de todo, debe elegir entre guardar en un cajón fragmentos de su propio ser, o darlos a conocer sin saber que pasara exactamente con ellos…

 

-Billy, ¿Que aras con esas historias?- Me preguntaba un viejo amigo, mientras tomábamos el desayuno en un viejo restaurant-bar. Era un lugar agradable, con una decoración estilo retro, vendían un buen café y de vez en cuando podías escuchar en su repertorio de  música a AC-DC o a U2.

+No lo sé aun James- respondí mientras ojeaba el menú, fingiendo que buscaba algún postre.

-Vamos Billy, hasta un ciego podria darse cuenta de que sabes bien lo que te gustaría hacer, pero te falta valor para hacerlo.

+ ¿Debo tomar eso como una broma de mal gusto?, porque…después de todo James, en verdad estas ciego.-  El no respondió, en su lugar solo apareció esa sonrisa burlesca que me ponía los pelos de punta siempre que la veía, en ocasiones me daba la sensación de que a pesar de estar ciego, James podía ver más cosas de lo que alguien normal podía.

-¿Quieres publicarlas?- pregunto sin apartar sus ojos color plata de mi, hacia bastantes años que conocía a James, y aun me parecía increíble que su mirada fuera tan expresiva a pesar de estar completamente ciego.

+Claro, y ¿Quien va a querer publicar los cuentos de un Arquitecto?- respondí girando el rostro, buscando huir de su mirada.

-¿Alguna editorial tal vez? O Quizá, ¿Algún periódico? Son ellos los que normalmente publican este tipo de cosas, en algo que llamamos libros, o periódicos Billy…- me dijo haciendo todavía más notoria su sonrisa burlesca, lo cual hiso que me molestara bastante.

+Odio tu maldito sarcasmo…En ocasiones, me encantaría que pudieras ver, para así dejarte ciego de un golpe.- me puse de pie y empecé a caminar, al principio me dieron ganas de irme, dejarlo sentado ahí con su tonta sonrisa. Respire hondo y decidí caminar hacia el baño, James debía imaginarse que por muy molesto que estuviera, no me iría, porque de lo contrario, supongo que me habría llamado para impedir que eso sucediera, o al menos, eso me gusta pensar….

 

Continuara!

Etiquetas:,