El iPod cumple diez años | Zacateks.com

El iPod cumple diez años

Dicen que cuando le dieron el prototipo del iPod a Steve Jobs, él dijo que era muy grande. Los ingenieros le contestaron que era tan pequeño como se podía hacer, que tenían toda clase de tecnología que no podía encogerse más.

El CEO de Apple los detuvo y, cuentan, que aventó el iPod a una pecera. Señaló las burbujas que salían del dispositivo y le dijo a los ingenieros que si había aire adentro entonces había espacio. “Háganlo más pequeño”, ordenó.

Esta historia es apópcrifa pero creíble debido al perfeccionismo de Jobs. Cuando Apple lanzó el iPod, hace diez años, cambió la forma en que escuchamos música, revolucionando la industria de la música y transformando a Apple.

[pullquote_right]Como todos los demás, me esforcé mucho, no solo porque fuera un reto – que sí lo era – si no porque quería tener uno[/pullquote_right]El iPod no fue el primer reproductor de MP3 pero sí fue el primero en tener la tecnología para que pudiera convertirse en un producto masivo en el mercado. Los productos de la competencia eran más grandes y pesados o almacenaban menos canciones, les tomaba más tiempo transferir las canciones o la pila les duraba poco tiempo. El iPod podía almacenar 1,00 canciones, la batería duraba 10 horas y permitía transferir grandes cantidades de canciones desde tu computadora rápidamente. Todo esto en un dispositivo del tamaño de un mazo de cartas.

Apple decidió construir un reproductor de música a principios del año 2001, y Steve Jobs le pidió a Jon Rubinstein, jefe de ingenieríai de hardware que investigara. En enero de ese año Apple presentó itunes, su programa de música para Macs. Un mes después le presentaron a Rubinstein un disco duro de 1.8 pulgadas durante una visita a Toshiba en Japón.

“Dijeron que no sabían que hacer con el. Quizá ponerlo en una pequeña notebook,” dijo después Rubinstein. “Regresé con Steve y le dije, ‘Ya sé como hacer esto.’ Y él contestó, ‘Adelante'”.

El único inconveniente era el tiempo: Jobs quería que el iPod estuviera disponible para navidad. Un equipo de 30 comenzó a trabajar durante muchas horas en el Proyecto P-68. Jonathan Ive, diseñador inglés que ha trabajado en Apple desde 1992 dijo: “Como todos los demás, me esforcé mucho, no solo porque fuera un reto – que sí lo era – si no porque quería tener uno.”

Rubinstein trajo a Tony Fadell, un ingeniero que había estado comprando una idea para un reproductor de música digital por Silicon Valley por algún tiempo. La interfaz de usuario para el iPod fue construida con el mejor software comprado a una compañía llamada Pixo y el esquema básico para el harware vino de PortalPlayer.

[pullquote_right]Con toda la ayuda del diseño, ellos le dieron a la gente una experiencia que es mucho más importante que la música.[/pullquote_right]Ive, quien había creado las iMacs de colores en 1998, supervisó cada detalle, desde la ahora familiar carcasa del iPod hasta la forma en que se abre la caja cuando se desempaqueta el gadget. Sin embargo una aportación llegó de el equipo: la idea del sistema de control con la scroll-wheel vino de Phil Schiller, jefe de mercadotecnia de Apple; el nombre vico de Vinnie Chieco, un redactor freelance, quien dijo que el reproductor le recordaba las cápsulas de escape en la nave espacial en la película 2001.

Además Jobs exigía simplicidad y elegancia. Recalcó lo importante que era que cualquier canción pudiera ser alcanzada en tres clics o menos. “Si alguna vez hubo un producto que catalizó la razón de ser de Apple, que es esto “, dijo Jobs después de que el iPod fue lanzado.

Mientras que la competencia luchaba por crear reproductores de música por montones, solo Apple parecía entender que la clave era crear una experiencia completa. “Tiene que ser todo,” dijo Jana Scholze,  curadora de muebles modernos y de diseño de producto en el Museo Victoria y Albert. “Es la entrega, es el empaquetado y como llega a ti”

[pullquote_left]Escuchamos música con más frecuencia porque siempre la tenemos con nosotros. Y escuchamos playlists, en lugar de álbums[/pullquote_left]Ella hace notar que el diseño de Apple viene con peculiaridades sutiles que proveen una conexión emocional, sea la superflua pero extrañamente encantadora asa de las iMacs o el vago eco visual de una bocina en el iPod. Scholze dice: “Con toda la ayuda del diseño, ellos le dieron a la gente una experiencia que es mucho más importante que la música.”

Pero la reacción no fue del todo positiva. Muchos fanáticos de Apple estaban desconcertados. “Hey -Aquí tenemos una idea, Apple – porqué no en lugar de entrar al mundo de los artilugios y juguetes, no gastan un poco más de tiempo en clasificar su patéticamente costosa y de mierda gama de servidores?” comentaban.

399 dólares era muy caro, decían los críticos; otros pensaban que el iPod carecía de fundamento. Al principio, funcionaba solo con computadoras Mac de Apple, aunque en el 2002 fue lanzada una versión del iPod compatible con Windows. Un año después salió la iTunes Music Store y una versión de iTunes para Windows.

“Ahí fue cuando todo comenzó a unirse. Las ventas del iPod se fueron a los cielos,” dijo Feargal Sharkey, el antiguo cantante de los Undertones, quien ha comprado productos de Apple desde la primera Macintosh. Apple vendió el millonésimo iPod en Junio de 2003 y el dos millones seis meses después. A finales del 2004 ya había vendido 10 millones.

Ahora el director de UK Music, el cuerpo que representa la industria británica de la música, Sharkey dice que la iTunes Store tomó a los sellos discográficos totalmente por sorpresa.  Temerosas de la piratería en línea, los sellos discográficos no tenían mucha experiencia con las ventas de su música de manera digital. Apple rápidamente tomó el control del mercado. “Fue la unión de una tecnología fenomenal con un gran contenido,” dijo Sharkey.

A mediados de la década, los audífonos blancos del iPod estaban por todos lados (irónicamente era su característica más débil). Los anuncios de Apple también estaban por doquier: siluetas bailando con fondos de colores brillantes apretando sus iPods – y el mensaje era claro: tu música contigo, todo el tiempo.

Las celebridades también quedaron entusiasmados. Moby, el músico, dijo: “El tipo de calidad insidiosa revolucionaria del iPod es que es tan elegante y lógica, se convierte en parte de su vida tan rápido que no puede recordar cómo era antes.

Conforme las ventas crecían, también lo hizo el rango del iPod: un iPod Mini, el Shuffle sni pantalla, y el iPod Touch. A la fecha, más de 300 millones de iPods han sido comprados.

“Es un verdadero árbol de la evolución”, dice Graham Barlow, editor en jefe de la revistaMacFormat. “Se puede ver una clara línea evolutiva a partir de la iPod.

“Fue cuando Apple comenzó a ser cool. La iMac redefinió Apple pero fue el iPod el que la conectó con algo más grande, con un mundo de estrellas de rock y más.”

Jay Elliot, quien gestionaba las operaciones para Apple con Steve Jobs en los 80s y ha seguido a la compañía de cerca desde entonces, esta de acuerdo. Dice: “El iPod fue el punto de giro vitral porque se convirtió en un cambiador de mercados. Después de eso, cada producto que salió cambió el mercado en el que se encontraba.”

Pero el iPod no hubiera sido el referente cultural que es si solo hubiera cambiado mercados. También cambió la forma en que escuchamos música. Escuchamos música con más frecuencia porque siempre la tenemos con nosotros. Y escuchamos playlists, en lugar de álbums.

El álbum, que es después de todo una colección de música determinada en gran medida por la capacidad del formato en el que es grabada, ha estado en el mundo por un poco más de 60 años. Es una larga vida en forma de arte como la novela, la sinfonía o incluso la película. Quizá ha tenido su tiempo. O quizá no. Sharkey señala que las ventas de los álbumes digitales están creciendo

Hubo una cosa más que predijo Jobs. En 2003 dijo: “Ya nadie piensa en los álbumes, en cualquier manera. La gente piensa en listas de reproducción y mezclas. Nosotros aún vendemos álbumes como los ponen los artistas, pero para la mayoría de los consumidores de música popular, pensamos que ellos son más propensos a comprar canciones individuales que les gustan. Y entonces ellos las organizan en listas personalizadas en sus computadoras y iPods.”

Las ventas han comenzado a caer, conforme más gente lleva su música en sus smartphones, por lo que el iPod Touch no solo es un reproductor de música si no una máquina de juegos, navegador wen y dispositivo de comunicaciones. Mientras tanto, Apple, Google y Amazon han lanzado servicios que te permiten almacenar la música en los servidores de “la nube” de internet para ser descargadas a cualquier dispositivo que tengas. La importancia del iPod se ha desvanecido pero no hemos perdido el deseo de levar la música con nosotros.

“Diez años después, lo más importante es que todavía tiene todas mis canciones favoritas”, dice Sharkey.

Retomado de Telegraph

Etiquetas:, ,